El término municipal de Monzón, posee una orografía tan variada que nos permite disfrutar de distintos espacios naturales, cada uno de ellos con sus paisajes, su vegetación y su fauna característicos y que nos proporcionan una serie de rutas naturales, utilizando los numerosos caminos y sendas existentes.

Espacio Natural

Al noroeste, a pocos metros del término de Monzón, discurre el Canal de Castilla, magnífica obra de ingeniería hidráulica iniciada en 1.753 y terminada en 1.840.- Constituye la ruta por excelencia de Tierra de Campos, para recorrer a pié, en bicicleta, a caballo o en barca en algunos tramos, descubriendo la historia, el arte y la gastronomía por los pueblos por donde discurre.

Junto al canal, existen varios humedales donde anidan muchas especies de aves migratorias, especialmente anátidas, en las charcas de la venta y de forma más numerosa en la laguna de laToja, próxima a Calahorra de Ribas.

Continuando hacia el este, atravesamos la vega, que regada con las aguas del Canal de Castilla, produce buenas cosechas de remolacha, maíz, girasol y otros cultivos propios del regadío.- En las proximidades al río Carrión, abundan las plantaciones de chopo canadiense principalmente.

Tanto a orillas del Carrión como del Ucieza, afluente del anterior, se forma en algunos tramos bosque de galería, donde se mezclan chopos, álamo blanco, alisos, sauces y otros arbustos ofreciendo un paseo extraordinario.

Espacio Natural

Más hacia el este, atravesando el río y el ferrocarril, en la parte norte del pueblo se encuentran los castellones, una pared casi vertical de unos cincuenta metros de altura, producida por la erosión del cerro donde estuvo situado un antiguo castillo en el siglo X, erosión causada en principio por el río Carrión, luego por las obras del ferrocarril y después por la construcción de una acequia.

La visita a este paraje también supone un paseo muy interesante pues entre otros atractivos en esta pared anidan varias especies de rapaces.

Atravesamos la carretera N-611 y con una fuerte elevación del terreno llegamos al páramo, con una altitud media de 825 metros y donde se alternan las zonas más o menos llanas de cultivo de cereal y laderas eriales donde crecen toda clase de matorral bajo y diversas plantas aromáticas y de condimento, como tomillo, espliego, manzanilla, etc.- Las zonas más altas son Los Hornos con 881 metros en el campo de Monzón y en Villajimena La Aguililla, Carroladín y El Calero con 888 metros.

En varias parcelas se han realizado plantaciones de pinos halepensis y carrasco, especialmente en las proximidades de Villajimena.

Nos encontraremos con una vaguada por donde discurre el arroyo de Mangavallejo y más adelante, otra vez en el alto, descubrimos la fuente Hermosilla, que mana en lo más alto un agua buenísima de la que se abastece Villajimena.

Espacio Natural

Siguiendo el curso del arroyo de Hermosilla, que nace en la misma fuente, llegamos a Villajimena, pequeño pero bonito pueblo situado en el valle del arroyo de Pradomoral, que junto al de Hermosilla, el arroyo Mayor y algún otro, conforman más adelante el arroyo de Villalobón.

Cruzando la carretera P-405 de Palencia a Astudillo, tras una suave elevación, llegamos a una amplia zona de monte, propia del Cerrato Palentino, donde predomina el roble y la encina alternando con parcelas que han sido roturadas y en las que se cultiva cereal.

Aunque existen varios montes privados que están vallados, queda espacio más que suficiente para recorrer y disfrutar del paisaje y de la fauna variadísima de que disponemos.- En el plano del término municipal está señalada la amplia red de caminos, arroyos y demás detalles del municipio que pueden servir de orientación para caminar y disfrutar de la naturaleza, respetándola.